Lugares de interés

rebola.jpg  Rebola

Ubicada en los suburbios de Malabo, a 9 km. al sudeste de la capital se encuentra esta población que vive del cultivo del cacao, de la cosecha de plátanos y del ñame, verdura preferida de los Bubi. En Rebola, como en toda la isla, el cacao es el rey y representa una de las primeras exportaciones del país, después del petróleo. Tiene la fama de ser el mejor del mundo.

Desde lo alto del pueblo, se tiene una impresionante vista de la bahía de Malabo.

La costa oriental de la isla de Bioko es el gran centro de la cultura y de las tradiciones de los Bubi, pueblo venido del continente africano, probablemente durante el primer milenio. El profundo misticismo que animaba sus convicciones religiosas se transformó en una fé ardiente cuando se convirtieron al cristianismo. Esto es lo que explica el número importante de iglesias que encontramos en la isla de Bioko y concretamente en su lado oriental, aquí en Rebola, en Baney, en Basakato de la Sagrada Familia, en Bososo, en Bakale Pequeño.

baney.jpg  Baney

Una pequeña vuelta por Baney, población de más de 5.000 habitantes y segunda aglomeración de Bioko después de Malabo, permite disfrutar de un panorama extraordinario sobre el brazo de mar que separa la isla del continente. Al ponerse el sol, la vista es particularmente bella y se percibe el Monte Camerún, coronado por nubes.

 

 

 Pico Basilé  pico_basile.jpg

Como el Monte Camerún que se sitúa enfrente, al otro lado del Golfo, el Pico Basilé domina la isla de Bioko. Culmina a 3.011 metros de altitud y es la cima más alta de la isla.

Llamado en primer lugar O Wassa por los Bubi, se convierte en Clarence Peak bajo los Británicos, Pico Santa Isabel con la llegada de los Españoles para finalmente recibir su nombre actual.

 

Admirado por los navegantes que lo percibían a millas náuticas a la redonda, el Pico Basilé es un antiguo volcán hoy extinguido que forma parte de la gran dorsal camerunesa.

Con un tiempo despejado, la vista sobre la isla es magnífica y se puede distinguir el Monte Camerún justo enfrente. Toda la parte baja del monte está cubierta por una selva espesa, pero a medida que se sube, la vegetación va escaseando.

 

 

riaba.jpg  Riaba

El sitio de Riaba –también conocido como Concepción- en la costa oriental de la isla ha adquirido una importancia primordial en la historia de Guinea Ecuatorial.
Esta pequeña localidad conoció un cierto auge en los siglos pasados, si bien se encuentra actualmente en decadencia. Instalada en la parte superior de la montaña, fue fundada por el portugués Ramos de Esquivel, primer colono de la isla.

Aquí los arqueólogos encontraron numerosos cascos de cerámica con una decoración particularmente elegante que podría datar del final del Carbonera (siglo X).
Algunas casas y edificios administrativos forman hoy en día lo esencial de este burgo que ya sólo cuenta con 250 a 300 habitantes.

 

moca.jpg Moka

Ubicado en las alturas del gran macizo volcánico, en el sur de la isla de Bioko, el pequeño pueblo de moka recibe su nombre de un rey de la isla que reinó en el siglo XIX y que residía en Riaba.
El lago de Moka, actualmente Lago de Biao, situado en un antiguo cráter, servía de santuario y de retiro al gran sacerdote de los Bubi, “el Mote”.
Por causa de su altitud, Moka goza de un clima fresco. Desde el poblado se puede ir a ver las grandes cascadas que caen desde las alturas.

 

 ureca.jpg Ureka

Los amantes de la naturaleza no pueden fallar la excursión a Ureka, pequeño pueblo Bubi completamente al sur de la isla, donde verán los últimos lugares de desove de las grandes tortugas marinas del planeta.

 

En efecto, es en las playas de Moraka donde las grandes tortugas verdes o de franjas terminan sus grandes migraciones a través del océano Atlántico.

La mayoría ha nacido en esta playa arenosa y regresan para desovar y a veces morir de agotamiento.

 

 

 La Gran Caldera  caldera.jpg

Al sur de Bioko, se extiende la vasta reserva científica de la Caldera de Luba que alberga un bosque de epifitos y figura entre las más lluviosas del mundo.
Procedente del portugués Caldeira (la olla), la Gran Caldera es de hecho un gran cráter que se ha colmado al hundirse. Inicialmente, el volcán debía alcanzar los 4.000 m. de altura pero hoy su cima se sitúa en los 2.261 m. de altura.

En el interior de la Caldera, un pequeño río, el río Ole, desciende hacia el mar excavando un cañón en el cráter.

 

Este lugar es un verdadero paraíso para los excursionistas y los enamorados de la naturaleza. Con buen tiempo, ofrece una bonita vista sobre el resto de la isla y sobre la costa de Camerún.

 

 

luba.jpg  La Bahía de Luba

Antes de la independencía, recibía el nombre de San Carlos. Situada a 52 Km al sudoeste de Malabo, Luba es la segunda ciudad en importancia de la isla de Bioko.

Muy cerca de la ciudad, en la bahía de Boloko, desembarcó el Conde de Arjelejos en 1778, para tomar posesión de los Territorios del Golfo de Guinea, a bordo de los buques “La Santa Catalina”, “La Soledad” y el bergantín “Santiago”.

 

En Luba, el mar es suave, tranquilo y profundo con playas amplias, la mayoría de arenas negras como el azabache.

 

El visitante no puede marcharse sin visitar la Playa de Arena Blanca, considerada como la más bella de la isla. Situada a pocos kilómetros de la ciudad, es la única playa de arena blanca que existe en la isla de Bioko y está, sin duda, predestinada a ser el lugar predilecto de veraneo del país.

 

 

batete.jpg  Batete

Otra excursión que no hay que perderse es la visita al poblado de Batete, llamado María Cristina, por los españoles. Se sitúa en la parte alta del macizo del sur. Su principal curiosidad es una iglesia que domina toda la región y que se encuentra entre los raros edificios religiosos del mundo construido en madera.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: