Historia de la ciudad

historia_malabo_c_small.jpg

De Port Clarence a Santa Isabel y finalmente Malabo

En 1472, en su intento por encontrar una nueva ruta hacia las Indias, el navegante portugués, Fernando Poo, descubrió la Isla de Bioko, que durante años llevó el nombre de su descubridor.

A principios del siglo XVI (1507), el portugués Ramos de Esquivel realizó un primer intento de colonización en la isla de Fernando Poo. Estableció una factoría en Concepción (Riaba) y desarrolló las plantaciones de caña de azúcar. Pero la hostilidad del pueblo insular Bubí y las enfermedades pusieron fin rápidamente a esta experiencia.

Con los tratados de San Ildefonso en 1777 y del Pardo en 1778, los portugueses asentados en Fernando Poo cedieron a los españoles una zona de influencia de 800.000 km2 en África, a cambio de la colonia de Sacramento en el Río de la Plata y la Isla de Catalina frente a las costas brasileñas (ocupadas por los españoles). La zona se extendía desde el Delta del Níger hasta la desembocadura del Ogooué (Gabón) y comprendía las islas de Fernando Poo y Annobón.

historia_malabo_e_small.jpg

Sus diferentes tentativas de colonización de estas tierras habiendo fracasado, España se desinteresó por sus colonias africanas dejando la puerta abierta a la colonización por parte de otras potencias como Gran Bretaña.

En 1821, el capitán británico Nelly abordó la isla de Fernando Poo que pertenecía a España desde finales del siglo XVIII. La encontró abandonada y fundó los establecimientos de Melville Bay (Riaba) y San Carlos (Luba).

Algunos años más tarde, otro capitán británico, Fitz William Owen decidió colonizar la isla y establecer en el norte de la misma (en el emplazamiento de la actual capital) una base para los barcos ingleses que perseguían a los traficantes europeos de esclavos. Es así como, el 25 de diciembre de 1827, funda Port Clarence. Además de la caza de los negreros, los británicos se asignaron la tarea de evangelizar a los africanos y en 1841, la Baptist Missionary Society, con base en Londres, se estableció en la isla.

organizacion_e_small.jpg

Hasta 1858, los diferentes gobernadores de la isla instalados en Port Clarence fueron británicos. El más conocido fue John Beecroft, que ocupó este cargo de 1833 hasta su muerte en 1854. Su poder rebasaba ampliamente los límites de la isla y fue apoderado por Inglaterra para extenderlo a todos los territorios del Golfo de Guinea bajo influencia británica. Reguló los intercambios de la región, organizó tribunales mercantiles consulares, instauró en la isla derechos de aduana y promovió el fomento de factorías en Port Clarence.

Cuando el comandante español Lerena y Barry llegó a Fernando Poo en 1843 para poner de nuevo bajo la tutela española todos los territorios africanos – tal y como lo estipulaba el antiguo tratado del Pardo de 1777-, encontró la actividad de Beecroft tan benéfica que la ratificó en su cargo de gobernador. Su sucesor Manterol haría lo mismo.

  Sin embargo, cuando el capitán de fragata español, Carlos Chacón, desembarcó en Port Clarence en 1858 (cuatro años después de la muerte de Beecroft), intentó hacer desaparecer la huella de Gran Bretaña para sustituirla por la de España. Empezó por cambiarle el nombre a Port Clarence que pasó a llamarse Santa Isabel, en homenaje a su soberana Isabel II. Posteriormente, impuso el catolicismo como religión oficial y exigió la salida de los misioneros protestantes.

organizacion_c_small.jpg  Con la proclamación de la Autonomía de las entonces provincias españolas en el Golfo de Guinea, el 21 de junio de 1960 es nombrado primer alcalde de la ciudad Don Wilwardo Jones Níger.

Una vez conseguida la Independencia Nacional el 12 de Octubre de 1968, por un Decreto de la Presidencia del Gobierno se cambia, en 1973, el nombre de la ciudad de Santa Isabel que pasa a denominarse Malabo, en memoria del Rey autóctono que gobernaba esta zona norteña de la isla.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: